2.1. TINTES PARA EL CABELLO

Los productos destinados a tintar el cabello se pueden clasificar principalmente en tres categorías: permanentes, semipermanentes y temporales; dependiendo de su composición, forma de uso y el tiempo que el color resiste al "desgaste" por el lavado con champú.
- Tintes permanentes: los tintes permanentes, algunas veces referidos como "oxidantes", dependen de la interacción química entre un oxidante y otros intermediarios que produzcan moléculas colorantes que queden fijadas en la raíz. La sustancia oxidante mas usada en los modernos tintes permanentes es una solución acuosa de peróxido de hidrogeno, conteniendo en general un 6% de H2O2. El otro componente, el cual es mezclado equivalentemente con el peróxido justo antes de su aplicación, es una mezcla que contiene en general varios intermediarios tales como parafenilenediamina, resorcinol, aminofenoles y sustituyentes de las fenilenediaminas, en una base compuesta por una solución de agua y jabón, tal como oleato de Amonio, o detergente sintético, junto con otros ingredientes para influir sobre factores tales como humedad, viscosidad, penetración...
Un tinte permanente debe incluir una extensa selección de ingredientes: agua, hidróxido de amonio, isopropanol, glicerina, propilenglicol, antioxidante, fragancia, varios "intermediarios" tales como parafenilenediamina y derivados de ellos, así como resolcinol y aminofenoles.
- Tintes semipermanentes: se les llama así porque sus efectos se pasan tras pocos (5, 6) lavados con champú. Los tintes semipermanentes no cuentan con peróxido de hidrogeno u otros oxidante para el desarrollo del color. Las moléculas colorantes son preformadas y depositadas sobre la cutícula de la raíz del cabello.
Un tipo semipermanente de tinte para el cabello debe incluir los siguientes ingredientes: agua, u otro ácido graso, éter de celulosa, aminas de ácidos grasos, alcanolaminas y esteres, propilenglicol, isopropanol, débiles concentraciones de diversos tintes y aromáticas mezclas de nitroamina.
- Tintes temporales: los tintes temporales, así llamados porque desaparecen tras escasos lavados con champú, son menos utilizados. Contienen tintes que son depositados solo en la superficie de la raíz del cabello, por lo que resultan "borrados" rapidamente. Un tinte temporal, contiene obligatoriamente: alcoholes de ácidos grasos, detergentes cuaternarios, agua, tintes certificados y conservantes.
2.1.1. Primeras medidas de emergencia
2.1.1.1. Ingestión:
Los tintes permanentes son moderadamente tóxicos por vía oral. No obstante, debido a la presencia de amoniaco en la mayoría de los tintes de este tipo (la etanolamina puede reemplazar al amoniaco en alguno de ellos), resulta improbable que una cantidad significativa pueda ser consumida accidentalmente, sin producir el vomito de forma refleja. La toxicidad oral aguda de los tintes permanentes tras ser mezclados con el revelador (solución de peróxido de hidrogeno) es menor que la de la solución del tinte (la solución de peróxido de hidrogeno al 6% tiene muy escasa toxicidad ).
En caso de ser ingeridos, puede producirse una irritación oral o/y gástrica, que se aliviará con la administración de agua o leche. En general, la ingestión accidental de colorantes para el cabello no ha sido causa de significativos problemas para la salud (ver intoxicación por amoniaco) .
2.1.1.2. Irritación de la piel. Reacciones alérgicas:
Los tintes para el cabello, particularmente los de tipo permanente/oxidante, pueden inducir una respuesta alérgica en personas hipersensibles. En las instrucciones de las etiquetas de los emvases viene incluida una indicación sobre como realizar un "test de parche" 24 horas antes de su aplicación, asi como el consejo de no utilizar de nuevo el producto si aparecieran sintomas adversos en el lugar del parche. Llevándose a cabo este proceder recomendado, podra prevenirse la presencia de reacciones de hipersensibilidad individual. En el caso de que se presentase una, estarían indicadas las medidas terapéuticas convencionales del manejo de "hipersensibilidad tópica".
2.1.1.3 Ojos:
Puede aparecer una irritación temporal de la conjuntiva, acompañada de inflamación y prurito. Los ojos deberan de ser enjuagados inmediatamente con abundante agua tibia (durante aproximadamente 20-30 minutos). No se han descritos efectos adversos duraderos.


.